¿En vaso o directamente de la botella?

Si hacemos la misma pregunta con una botella de vino la respuesta está clara. Para beber vino directamente de la botella tienes que tener mucha sed, o estar de excursión por el monte. ¿Entonces por qué hacemos esa misma pregunta cuando hablamos de cerveza? Todo depende de la cerveza que está dentro la botella. 

Las marcas producidas en masa han diseñado una cerveza simple y refrescante. Sin muchos sabores ni aromas, sólo con el objetivo de poder llegar a un público muy amplio. En lugar  de producir varios estilos de cerveza han optado por el más popular, el lager pálido internacional. Esta cerveza es un refresco y se toma muy fría, sin prestar atención al color (mientras sea filtrada), la espuma o el aroma. Cuanto menos compleja mejor. Pero es verdad, entra muy bien un dia de calor en el verano…Y para mi, en ese caso mejor si es directamente de la botella!

Con la cervezas artesanal buscamos más matices de sabores, colores y aromas. Se convierte en una experiencia más completa y hay que dejarla que te conquiste poco a poco. En  boca buscamos sabores pero en el vaso buscamos color, espuma y aroma. Los sabores en boca sólo son seis (acidez, amargor, salado, dulce, umami y grasa) lo que explica porque con solo saborear con la boca (es decir, directamente de la botella) no llegamos muy lejos. En la nariz podemos detectar miles de diferentes aromas. Cuando bebemos directamente en botella se convierte en una bebida refrescante con sabor principalmente amargo. Para disfrutar de todos los matices que una cerveza artesanal buena puede ofrecer, sólo se puede hacer bebiéndola en un vaso, dónde podemos percibir su color, su espuma y una gran variedad de aromas. 

También la carbonatación es muy importante… Hay que tener en cuenta que la cerveza desde la botella es más pesada porque se percibe más carbonatación que en el vaso, aunque esto ya va a gustos.

En la fábrica de cerveza artesana Sáez & Son, en Náquera Valencia, servimos todas las cervezas en vaso y directamente del barril. Tenemos un vaso específico para cada tipo de cerveza que servimos, ya que esto ayuda a potenciar la experiencia según el estilo para el consumidor.

En resumen, ¿del vaso o de la botella?… pues depende del dia, el lugar, de la compañía y sobre todo de la cerveza. Basado en estos criterios, quizás deberíamos empezar a beber algunos vinos también directamente de la botella.

Skål,
Andreas, Fundador y Sommelier Cicerone

Hablamos de “La Tostada”.

¿Por dónde empezar? Nos gusta categorizar cosas, ponerlas en orden; zapatos por ahí, abrigos allá y las cervezas con color tostado por aquí. La Tostada no es nada más que una cerveza más oscura que el lager (pálida) industrial, sin llegar a ser negra. No es un estilo de cerveza. ¿Y por qué no? Bueno, simplemente porque el hecho de pedir “una tostada” puede resultar en una cerveza muy amarga, o dulce, o ligera, o alcohólica… porque estilos de cerveza que tienen color a tostado son muchos.

El estilo más conocido de cerveza tostada en Valencia es el estilo Märzen, debido en mayor parte a la popularidad de la cerveza catalana Cerveza Turia. Aunque …no, no, no y no… la cerveza Turia no es un buen ejemplo de este estilo Märzen alemán, es demasiado plano como la mayoría de las cervezas industriales. Faltan los sabores a pan tostado tan específico que identifica el estilo. Pero lo que Damm sí ha hecho muy bien es el marketing y gracias a ello mucha gente ya conoce este estilo de cerveza típico alemán, aunque por desgracia quizas sólo el nombre. Otro estilo tostado más accesible es la Ale Irlandesa Roja. La suelen tener pinchada en los pubs irlandeses al lado del Guiness. Ahora sí, las marcas más populares como Kilkenny o O’Hara’s Red Ale si son dos ejemplos clásicos y muy buenos de este estilo. Como muchas de las cervezas de las islas británicas, esa cerveza es para beberla en pintas ya que es muy fácil de beber, seca y tiene sabores muy sutiles que recuerdan a caramelo o bizcocho con un toque tostado.

¿Que más? Para acabar, únicamente nombrar algunos de los estilos de cerveza que podríamos incluir en la casilla de cervezas tostadas como, Brown Ale Británica, Dunkeles Bock, Dark Mild, Oud Bruin, Altbier, Amber Ale o una Dubbel de Bélgica.

En Sáez & Son hemos incorporado una tostada estilo Brown Ale Británica entre nuestras cervezas fijas. Es un estilo clásico inglés con sabor a caramelo y chocolate y un toque de tostado. Ligera en cuerpo y con un amargor justo para llegar a un balance entre el dulzor de la malta y el amargor del lúpulo. Sus notas a caramelo hacen que sea una bebida perfecta para maridar con carne a la brasa.

Skål,
Andreas, Fundador y Sommelier Cicerone
#saezsonsumillerdecerveza

Recomendación de literatura – Wild Beers de Jeff Sparrow.

“Cervezas  Salvajes” , o “Wild Beers” en inglés, son cervezas fermentadas con micro-organismos distintos a la levadura utilizada normalmente que muchas veces son envejecidas en barricas. Son cervezas muy tradicionales y muy diferentes de lo que conocemos como cerveza hoy en día. Tienen más en común con el vino que con una cerveza lager internacional. Sobre todo son más ácidas que amargas. La cultura cervecera Belga es tradicionalmente la más ligada a este estilo de cerveza. En el mundo sumiller hablamos de tres estilos principales Belgas: Lámbicas (incluyendo Gueuze y Lambic de Fruta), Ale Roja de Flanders y Oud Bruin. Igual te suena una Lambica de Fruta del Mercadona que se llama Mort Subite. ¡No, no, no… y no! Estamos en un mundo donde lo pequeño se está perdiendo y el consumo en masa ha dejado los estilos clásicos en la sombra. Recomiendo ir a tiendas de cerveza más específicas y preguntar por un lambic o una Flanders Roja. ¡Os vais a sorprender!

Skål,
Andreas, Fundador y Sommelier Cicerone
#saezsonsumillerdecerveza